Hồ Xuân Hương, nacida en 1772, es una de las poetas más populares e importantes de Vietnam. En contra de sus deseos, tuvo que vivir como segunda esposa, o concubina, pese a lo cual alcanzó gran fama gracias a su poesía. En sus poemas, que retratan la vida cotidiana, el paisaje y la sociedad de Vietnam, utilizó la ambigüedad propia de su lengua para llenar de burlas y subtextos, muchas veces de índole sexual, sus retratos de personajes religiosos y políticos, algo muy riesgoso para una mujer en su época. Este atrevimiento, y su habilidad con las palabras, hicieron de ella una leyenda.

 

Pese a haber sido erudita, escribió en Nôm, el lenguaje de la gente común, por lo que fue admirada por todos los estratos de la sociedad vietnamita. Sus textos, que circularon en copias clandestinas y de boca en boca, cuestionan las convenciones del Vietnam decimonónico, ironizan sobre el virtuosismo de la casta sacerdotal, reivindican el papel de la mujer y celebran el amor carnal. Hoy se le conoce con el nombre de «La reina de la poesía Nôm». 

 

«Ho Xuan Huong fue una adelantada en su época y, precisamente por ello, una escritora de actualidad entre los lectores contemporáneos de su país.»

 

Antonio Manilla - Clarín

Compartir un marido - Ho Xuan Huong

SKU: 9789569673221
$13.000Precio
  • Hồ Xuân Hương (Circa, 1772-1822, Hanói, Vietnam) es una de las poetas más importantes de su país. Pese a ello, es poco lo que se sabe sobre su vida y la mayor parte de esta información proviene de sus propios poemas. Al parecer, nació en una familia acomodada y recibió formación en literatura clásica, pero la muerte prematura de su padre produjo un quiebre en la situación económica familiar y tuvo que vivir, contra sus deseos, como concubina o segunda esposa.

     

    En esta condición estuvo casada con varios hombres de cargos políticos de importancia, y se relacionó con muchos literatos y letrados de la época. Tras la muerte de sus maridos, la poeta incursionó en el monacato budista, pero se decepcionó de la corrupción de las autoridades religiosas en los templos y decidió vagar por los solitarios paisajes del campo vietnamita, donde encontró más inspiración para su obra poética.